Buscar Servicios

Mensaje de Bienvenida

Resumen del 2016

Saludos cordiales,

Cada año publico el "Resumen Anual, " una mirada global de los muchos logros y retos del pasado año. Esta edición del "Resumen Anual" continuará con ese formato, pero para este informe, quiero comenzar compartiendo mis pensamientos personales sobre los eventos determinantes del 12 de junio en Pulse -- lo que perdimos y lo que aprendimos sobre el corazón y el alma de nuestra comunidad. Mis oraciones continúan con las familias, amigos y seres amados de nuestros 49 hermanos y hermanas perdidos en las tempranas horas de la mañana de ese día. Mis oraciones también están con aquellos que fueron físicamente heridos y los que fueron emocionalmente traumatizados.

Nada podrá borrar el daño, y ningún bien nace del odio y la violencia. Sin embargo, aún en la oscuridad y devastación del 12 de junio, mi espíritu fue elevado e inspirado por la fuerza, la unidad, la compasión y el amor que brotaron de todas partes de nuestra comunidad a raíz de esta pesadilla.

Enfocamos nuestra atención en lo que cada uno podía hacer para ayudar. Y el mundo enfocó su atención sobre nosotros. El mundo observó mientras lloramos, y en nuestro duelo - nos unimos en la meta común de apoyar a nuestras comunidades LGBTQ e hispanas. El mundo observaba mientras respondíamos a las familias de las víctimas, aquellos que sobrevivieron y aquellos con corazones rotos y cuerpos rotos. El mundo vio a nuestro personal de primera y segunda respuesta en su mejor forma. El mundo fue testigo de la extraordinaria manifestación de aceptación y amor que surgió naturalmente, desde el propio tejido de nuestra comunidad.

A través de todo, el mundo ganó una mayor comprensión sobre Orlando. Pero no fue tan solo la percepción del mundo sobre nosotros que cambió - fue también nuestra percepción de nosotros mismos. Por medio de nuestra respuesta al ataque más grande que jamás hayamos sostenido, la pérdida más grande que hayamos sentido, hemos aprendido algo maravilloso sobre nosotros mismos. Hemos aprendido que nuestra reconocida cultura de colaboración es vital al éxito económico de nuestra región, pero a raíz de Pulse, hemos aprendido que es nuestra cultura de compasión lo que hace de Orlando un sitio tan increíble donde vivir.

Al comenzar un nuevo año, no dudo que continuaremos apoyando a quienes aún sufren y siguen sanando. Pero para honrar a quienes perdieron la vida a manos de la intolerancia y el odio, prometamos cada uno hacer nuestra parte en nutrir nuestra extraordinaria cultura de compasión, aceptación y amor por la humanidad - en toda la riqueza de su diversidad.

Atentamente,
Teresa Jacobs
Alcaldesa del Condado de Orange